Bienestar

Los beneficios del yoga

Técnicas de relajación

Reducir el estrés y la tensión, mejorar la concentración y el ritmo respiratorio… Son algunas de las ventajas que ya destacamos sobre la práctica de técnicas de relajación. Para profundizar un poco más en estas técnicas, empezaremos por hablar del yoga.

El yoga reúne las disciplinas físicas y mentales para lograr la tranquilidad tanto del cuerpo como de la mente, lo que lleva a la relajación y permite el ‘manejo’ del estrés y la ansiedad. Esta técnica se compone de una serie de posturas (con nombres de elementos naturales) combinadas con ejercicios de respiración controlada y, en ocasiones, incluso sirve de complemento a la medicina tradicional.

La palabra yoga quiere decir ‘unir’ o ‘reunir’ en sánscrito. El yoga es originario de la India y sus orígenes se remontan a la época de la civilización indo-europea. Las técnicas mentales del yoga fueron exportadas posteriormente a China, Japón y todo el Extremo Oriente gracias a los monjes budistas. Hoy en día existen muchas variantes del yoga, siendo el Zen Yoga y el Hatha Yoga tal vez las más conocidas.

Los componentes principales del yoga, que comparte con muchas de las técnicas de relajación, son:

Posturas: pensadas para mejorar la fuerza y la flexibilidad. Desde posturas simples, tumbado en el suelo totalmente relajado, hasta posturas difíciles donde hay que forzar el cuerpo hasta ciertos límites.

Respiración: controlar la respiración es una de las partes más importantes del yoga y de cualquier técnica de relajación. La respiración es la energía vital, ya que a través de ella es posible aprender a controlar el cuerpo y tranquilizar la mente.

Los beneficios del yoga son numerosos, entre los que destacan:

Reducción del estrés: con su tranquilidad y movimientos precisos, el yoga ayuda a evadirse de esa vida diaria caótica y llena de agobios debido a la calma alcanzada mediante posturas que requieren equilibrio y concentración.

Mejora de la forma física: evidentemente el hecho de practicar diferentes posturas ayuda a mejorar la flexibilidad, fuerza, equilibrio y, en definitiva, a  mejorar nuestra forma física.

Efectos médicos: el yoga puede ayudar a canalizar enfermedades como el cáncer, depresión, dolor, ansiedad e insomnio mediante la mejora de problemas de sueño, fatiga y estado de ánimo. Como muchas otras técnicas de relajación, el yoga también reduce la presión arterial y ritmo cardíaco.

Pérdida de peso: la práctica de ejercicio como en cualquier otro caso también puede ayudar a perder esos kilos de sobra.

2 comentarios

  1. Buena nota Marta: Dejame aportar algo a tu nota. Existen varios tipos de Yoga por asi decirlo ya que cada uno pone el foco en distintas cosas… Un Yoga más dinámico y con movimiento, AShtanga yoga, otro más espiritual, otro para realizar en grupos o de a dos etc. Todos son muy buenos pero hay que buscar el que mas se adecúe a los gustos y preferencias de cada uno… y sino a realizar el que se pueda y quede cerca del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *