Bienestar

Consejos para hacer ejercicio en verano

Consejos para hacer ejercicio al aire libre

El verano está a la vuelta de la esquina, lo que quiere decir descanso, playa, sol y tiempo libre. Aun así, desde Trainido pensamos que eso no debe ser excusa para abandonar la práctica de ejercicio, sino que debería ser una invitación a modificar nuestra rutina de gimnasio y disfrutar del buen tiempo.

El aire libre, el buen clima que se avecina y el agua son los grandes aliados de la práctica deportiva en el exterior. Pero, ejercitarnos bajo el sol también tiene sus riesgos. Es necesario tener en cuenta unos serie de consejos para realizar ejercicio al aire libre:

– Calentamiento. Siempre hay que calentar bien, sin importar la temporada del año que sea. Debe ser con ejercicios suaves, estiramientos y movimientos articulares.

Precaución con el sol. Para minimizar sus efectos negativos, se aconseja reducir el número de horas al aire libre y la intensidad de la rutina de ejercicios. Se recomienda también evitar la exposición directa al sol y dar preferencia a los lugares que tengan sombra.

– Modificar el horario. Lo ideal es realizar ejercicio durante las primeras o últimas horas del día, momento en el que las temperaturas son más bajas y la incidencia de los rayos ultravioleta es menos dañina para la piel y el organismo en general.

Equipamiento. La ropa deportiva para verano debe estar hecha de un material ligero y transpirable, que permita eliminar el calor generado por el ejercicio, evitando a la vez el exceso de sudación. También es indispensable usar gorra o visera, gafas de sol y protector solar. El calzado debe ser el más ligero posible, pero con una suela cómoda y consistente.

Hidratarse. ¡Esencial! Hay que reponer los líquidos regularmente durante la práctica deportiva. En verano se recomienda refrescar el cuerpo tanto interna como externamente con agua para ayudar a disminuir la temperatura corporal.

Para finalizar la sesión de ejercicios se debe realizar una buena tanda de estiramientos para, así, reducir el riesgo de lesiones, mejorar nuestra postura y atenuar el posible dolor muscular.

– La dieta. Como recomendación extra, aparte del ejercicio en sí, se debe cuidar la dieta durante todo el año. Para el verano, hay que intentar evitar la sal en las comidas y los alimentos pesados en las cenas, el exceso de especias y aumentar la bebida de líquidos, antes, durante y después de la práctica del ejercicio.

Con estas pautas y el ánimo extra del buen tiempo, comprobarás que el ejercicio al aire libre aporta una gran satisfacción y motivación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *