Entrenamientos

Preparación física para mejorar tu técnica de pádel

El pádel, ese deporte desconocido en muchos países que hasta hace no mucho lo practicaba la clase alta de nuestra sociedad y que se ha popularizado de forma que hoy en día es accesible para todo el mundo y no para de expandirse.

¿Dónde practicarlo? Tenemos varias posibilidades como pistas privadas, lugares como universidades si eres miembro, pistas en zonas residenciales y pistas en polideportivos públicos, por ejemplo.

¿Es necesaria la preparación física para el pádel? Sí, por tres razones: para divertirnos jugando, ya que a veces cuando no se llega a una bola o fallas un golpe seguramente sea culpa de la condición física. Para prevenir y evitar lesiones, porque hasta que no nos lesionamos no nos damos cuenta de lo importante que es prevenir. Y, finalmente, para hacer un ejercicio físico de calidad y saludable.

Como entrenador personal, os daré un par de consejos sobre la preparación física para disfrutar aún más de este deporte. Muchas personas están cogiendo el hábito de jugar una vez a la semana o cada dos semanas con los amigos. Como siempre se ha dicho popularmente, “más vale hacer algo que nada” pero, tenemos que tener en cuenta que cuando nos iniciamos, éste es un deporte sencillo, de peloteo entre las 4 personas, con movimientos simples y no forzados. A medida que subimos nuestro nivel de técnica y experiencia se va haciendo cada vez más complejo con movimientos rápidos y explosivos en el que tenemos que tener capacidades como velocidad, agilidad, fuerza, coordinación, flexibilidad y resistencia.

La práctica de ejercicio físico ocasional (con ocasional quiero decir 1 vez cada dos semanas, 1 vez al mes, 2 días seguidos cuando hace tiempo que estamos inactivos…) puede ser contraindicado, sobre todo en ejercicios con intensidades altas ya que los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones no están adaptados al ejercicio, por lo que nos podría llevar a una lesión que nos inhabilitara físicamente.

Para evitar esto, tenemos que crear una adaptación física para el ejercicio que vamos a realizar. Por ejemplo, si jugamos una vez a la semana convendría entrenar uno o dos días aparte. No sólo nos va a beneficiar en nuestro juego, sino que también mejorará nuestra calidad de vida y salud.

¿Cómo tenemos que entrenar cuando nos iniciamos? Tenemos que acompañar ese día que jugamos con uno o dos días más de entrenamiento en el que trabajaremos la resistencia aeróbica de base (correr, bici, nadar…) acompañado de ejercicios de resistencia muscular, fuerza y flexibilidad, bien en el gimnasio, en casa o en la calle.

¿Cómo tenemos que entrenar a medida que vamos progresando y el pádel se vuelve más intenso? Cuando nuestro nivel aumenta tenemos que empezar a trabajar de forma más específica. A parte de nuestra condición física óptima en resistencia, fuerza y flexibilidad, nos centraremos en entrenamientos funcionales, propiocepción y ejercicios integrados al gesto deportivo.

Desde trainido.com os animamos a que hagáis una práctica deportiva sana y saludable para cumplir el principal objetivo del deporte, divertirse!

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *