Bienestar

Si vas a hacer ejercicio, hazlo bien

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=RHoobViTf7I&list=PLNUD15UUd8zDBGZYKRAC0V7GJGfU_GluV&index=3[/youtube]

 

Aprovecho que los propósitos de Año Nuevo están muy recientes para hacer hincapié en todas las ventajas y beneficios que nos aporta el ejercicio físico. Sea cual sea vuestro motivo, no olvidéis nunca una cosa: si vais a hacer ejercicio, hacedlo bien… y para eso estamos nosotros aquí 😉

Recordad que el ejercicio físico ayuda a relajarnos, a eliminar el estrés, regular nuestro peso corporal, recuperarnos de alguna lesión… Es imprescindible para combatir el sedentarismo (muchas horas sentados en el trabajo, en casa…), que está fuertemente vinculado a patologías del sistema musculoesquelético (dolores, contracturas…) y del aparato cardiovascular (hipertensión, colesterol…). Además, el desarrollo de las capacidades físicas potencia las intelectuales, sin olvidarnos de la segregación de endorfinas y el placentero estado de bienestar y satisfacción que nos proporciona….

Si realmente estáis convencidos, no esperéis más para empezar, pero ¿por donde empezamos?

Decidid donde queréis entrenar: en casa, en el gimnasio o al aire libre (quizá sea demasiado pronto, todavía hace mucho frío)

Tenéis que tener claro cual es vuestro objetivo: perder peso, tonificar, muscular… o simplemente por mantenerse en forma y sentirse bien. A partir de ese objetivo nos pondremos pequeñas metas y retos para alcanzarlo.

Si vais a entrenar en casa, reunid el material básico como una colchoneta, las bandas elásticas y unas mancuernas pequeñas… en un espacio amplio (que os permita realizar movimientos) y donde os sintáis cómodos. Como material indispensable podemos incluir la botella de agua 🙂 Recordad que la hidratación es fundamental.

¿Qué no tenéis material? Eso no es excusa. Para nuestras sesiones de entrenamiento en casa vamos a necesitar pocas cosas, principalmente nuestro cuerpo y como mucho algún peso pequeño que podemos obtener con un par de bricks de leche o latas de conservas.

Mi última recomendación es que siempre que podáis lo hagáis con ayuda de un profesional que os diga qué necesita vuestro cuerpo y cómo podéis conseguir vuestros objetivos.

Espero que empecéis el año muy motivados, con muchas ganas de llevar una vida sana, con energía para continuar con vuestros entrenamientos y con un montón de buenos propósitos 🙂

¡Os deseo todo lo mejor para el 2013!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *