Bienestar

Claro que se puede…

¿Quién dice que no se puede?

Nos amparamos en excusas para sentir compasión de nosotros mismos y no somos conscientes de que a la gente que entrena y se cuida, también le cuesta horrores compaginar su vida laboral y familiar con los entrenamientos, pero saben que les beneficia, que se sentirán mejor al terminar cada entreno, satisfechos por cumplir.

La mayoría sólo se mira, se lamenta de como va cambiando su cuerpo diciendo constantemente: mañana empiezo, mañana comeré mejor… Pero ese ‘mañana’ nunca llega y mientras tanto siguen comiendo mal, llevando un desorden de rutinas y resguardándose en: ‘es imposible’.

Pues que sepáis que todos vosotros podéis. Sólo necesitáis un poco de constancia y paciencia para ver el cambio.

Dadle tiempo a vuestro cuerpo, que se adapte. Cuidad vuestra alimentación y ejercicio diario de forma progresiva y poco a poco vereis como vuestro cuerpo os lo agradecerá.

Si sois un poco exigentes y cabezones, obtendréis unos resultados muy buenos. ¡Ánimo!

Si salís a andar, corred un poquito intercalándolo con la marcha.

Si hacéis pesas, ajustad el peso para tener sensaciones y no decir que las primeras dos series no sentisteis nada.

Si hacéis bici, ajustad resistencias tanto en gimnasios como al aire libre.

Organizad planes con amigos para salir a caminar, jugar una pachanga de fútbol o baloncesto… ¡Posibilidades mil! Y si aún así, solos no sois capaces, buscad un apoyo, un entrenador personal y dejaos asesorar y que os enseñen.

¡Qué tengáis una buena semana, amantes del deporte! Y gracias por esforzaros cada día en cuidaros y en demostrar que quien quiere algo de verdad… ¡PUEDE! #claroquesepuede

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *