Entrenamientos

¿Cómo elegir nuestro calzado deportivo?

Cómo elegir nuestras zapatillas de deporte

Este tema da para mucho, mucho, mucho. Intentaremos resumir en este post las características más importantes que deben tener nuestras zapatillas en función de la utilidad que se les vayamos a dar.

En primer lugar, tenemos que saber que cada actividad deportiva suele corresponderse con un calzado específico, por lo que el primer criterio para seleccionar unas u otras zapatillas debe ser precisamente el tipo de actividad que vamos a realizar: running, spinning, gimnasia deportiva…

Como no podemos abarcar todo, en este caso, nos centraremos en las zapatillas de correr o las del gimnasio.

Si vamos a realizar un trabajo normal de sala en el gimnasio nos servirá prácticamente cualquier zapatilla siempre que sea deportiva y con una buena amortiguación. A veces, vemos en el gimnasio personas con zapatillas ‘de vestir’, incluso algunas que van descalzas o en calcetines. Esto es tan grave que puede pagarse en forma de lesión, igual que  si no atamos correctamente las zapatillas.

La misma zapatilla de running nos puede servir para el trabajo en sala. La zapatilla de running debe ser flexible y con una muy buena amortiguación para evitar el impacto articular que produce cada apoyo en el suelo y que a la larga podría ser perjudicial. Dentro de las zapatillas de running encontramos muchos modelos: de tacos para velocistas, de pista, de trail… pero no existen específicas para correr en cinta.

Por supuesto, os recomiendo que las compréis en una tienda especializada en calzado deportivo. Con que pidáis una zapatilla de running polivalente para entrenar van a saber perfectamente lo que necesitáis, y además os orientarán hacia uno u otro modelo en función de vuestra pisada y demás.

Y ya para terminar, deciros que tan importante es comprar unas buena zapatillas como reemplazarlas por unas nuevas en el momento adecuado. Si corréis 4 o más días en semana, la zapatilla debe cambiarse cada 6 meses aproximadamente, en el caso de que lo hagáis con menos frecuencia (2 ó 3 días a la semana) pueden aguantar un par de meses más, pero de nada sirve tener una muy buena zapatilla que ha perdido ya su capacidad de amortiguar correctamente.

A la hora de elegir vuestra equipación e indumentaria deportiva, contad siempre con las recomendaciones de los profesionales y no pongáis en riesgo vuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *