Experiencias Trainido

De 5 a 10km sólo hay un verano de distancia

Me siento cómoda en los 10km.

Ahí queda eso. Increíble, pero cierto, los 10k forman parte de mi rutina 😉

He llegado a ese punto en el que puedes correr 55′-60′ sin echar un pulmón por la boca, sin dolores musculares, sin flatos… Llegas a casa destrozada, pero con una sonrisa, repitiéndote a ti misma: se puede, claro que se puede. Y tienes ganas de que llegue mañana para dedicarle un ratito más a tus entrenos. Vale, igual aquí me he pasado y he exagerado, pero te sientes bien y eso no tiene precio.

Cada semana (y me refiero a las dos últimas, después de lograr mi objetivo del verano) completo una carrera de 10k. Creo que eso es un gran avance para mí, sobre todo teniendo en cuenta cómo han sido mis comienzos en el mundo del running.

Ahora queda preparar un poco más la técnica de carrera. ¡NO SOY CAPAZ DE HACER NI UN EJERCICIO! – Trainer, tirón de orejas y doble sesión de entrenos a modo de castigo: Si no quieres una taza de técnica de carrera, toma dos.

Pero es que es superior a mí. A ver, ¿qué hago?, ¿cómo lo hago? Me voy al parque y en medio de toda la fauna que se cuelga de las barras, ¿me pongo yo a lanzar la pierna o a hacer un skipping alto? Uy, uy, uy… vergüencita que me da. Tendremos que buscar una solución a esto.

Por lo demás, todo en orden y tachando días en mi calendario para intentar cruzar la meta de la Behobia. Tic, tac, tic, tac…

Lo sé, es lunes y debería estar prohibido tener tanta energía, pero es lo que tiene empezar con ejercicio y con un mensaje de tu entrenador que dice:

“Bueno, no tengo palabras para esta última carrera, 11,5 km por debajo de 6:00 el km?? Perdonaaa?? Me has hecho feliz esta mañana!!…”

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *