Entrenamientos

Ejercicios para realizar en el agua

¡Qué ganas de refrescarnos! Con este tiempo y el calor que hace, estaríamos todo el día en el agua ¿o no es verdad? Un buen sitio para hacer frente a las altas temperaturas, relajarnos y aunque muchos no lo sepan: ¡hacer ejercicio!

Nos ponemos en forma en el agua: ¿Qué ejercicios podemos realizar? ¿Cómo aprovechar nuestro tiempo de piscina y ejercitar nuestros músculos bajo el agua? Pues de eso saben mucho nuestros entrenadores de Trainido y, planeando el verano, me han dado algunas recomendaciones 🙂

¡Al agua patos! Empezamos nuestro entrenamiento. Toma nota de estos ejercicios y ponlos en práctica en la piscina, en la playa…

  1. Desplazamientos en el agua. No hablamos de nadar, sino de desplazarse de diferentes formas apoyando los pies en el fondo y con el agua al nivel de la cintura. Empezamos con tres tipos de desplazamientos: caminando hacia adelante, lateralmente (sin cruzar las piernas) y hacia atrás. Es importante realizar los movimientos de forma enérgica, no estamos dando un paseito, sino haciendo ejercicio! Alternamos los tres tipos de desplazamiento a nuestro gusto de 3 a 5 minutos. Vencer la resistencia al avance que ofrece la masa de agua hará activar nuestra musculatura y aunque suene raro, porque estemos en remojo, os aseguro que servirá de ‘entrada en calor’ para hacer después ejercicios algo más intensos. Parece fácil, ¿verdad? ya me contaréis después de probarlo 😉
  1. Hombro y espalda. Este ejercicio es también muy sencillo de explicar y muy completo. Nos colocamos de pie, con las piernas separadas a la anchura de los hombros y las rodillas flexionadas para fijar la posición. Con el agua al nivel del cuello realizamos elevaciones y descensos de los brazos por los lados del cuerpo sin que estos salgan del agua en ningún momento. Es importante que el codo mantenga una ligera flexión durante todo el movimiento y realizar el movimiento de manera enérgica.
  1. Elevaciones de pierna frontales y laterales. Nos situamos de pie, con el agua al nivel de la cintura aproximadamente. Los pies tienen que estar paralelos y separados la anchura de las caderas porque debemos fijar bien la posición para permanecer estables (si estáis en una piscina podéis colocaros de lado junto a la pared o las escaleras y agarraros a ellas con la mano). Desde esta posición, elevamos una pierna recta por el lateral sin inclinar el tronco al lado contrario, la bajamos y sin apoyarla volvemos a elevarla por delante como si diéramos una patada. Repetimos la misma operación alternando elevaciones laterales y frontales y cuando consideréis oportuno cambiamos de lado y trabajamos la otra pierna. Recordar que es importante que los movimientos sean enérgicos.
  1. Carrera contracorriente. Para terminar este primer grupo de 4 ejercicios vamos a tratar de correr, con el agua de nuevo al nivel de la cintura, describiendo círculos. Cambiad de sentido cada 20” ó 30” aproximadamente para correr en contra de la corriente que se genera con vuestro propio movimiento.

Intensidad al máximo que es el último ejercicio de esta serie y al terminar podréis relajaros aprovechando que estáis en el agua.

¡Que lo disfrutéis! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *